Las cookies nos ayudan a ofrecer nuestros servicios. Al utilizar nuestros servicios, aceptas el uso de cookies. Más información

Participa Gran Canaria

Volver

Espacio autogestionado como local social en Gran Canaria

Café despacio Café despacio  •  24/07/2018  •    Sin comentarios

Código de la iniciativa ciudadana: GC-2018-07-103

Queremos un local social que nos permita conectarnos para mejorar el trabajo de nuestros grupos y servir de puente para crear redes con realidades diversas.

¿Quiénes somos?

Somos una veintena de colectivos sociales a los que nos une la lucha por la justicia social desde una perspectiva feminista, ecologista, anticapitalista y antimilitarista. Llevamos muchos años trabajando cada uno desde su propio espacio y ahora nos hemos unido para poder compartir y confluir desde nuestra diversidad pero con un espíritu común.

¿Qué queremos?

Queremos un local social que nos permita conectarnos para mejorar el trabajo de nuestros grupos y servir de puente para crear redes con realidades diversas. Creemos que lo público debe estar al servicio del bien común, y que los colectivos sociales tenemos la capacidad para autogestionar y contribuir a fortalecer la vida asociativa, social y cultural de nuestra ciudad, isla y archipiélago.

En el artículo 26 de la propuesta de reglamento de participación ciudadana del Cabildo de Gran Canaria, titulado, Utilización de medios públicos por las entidades, dice textualmente: “El Cabildo Insular facilitará a las entidades ciudadanas la utilización de aquellos medios materiales propios, como locales, mobiliario y otros elementos o instalaciones que puedan servir para el mejor desarrollo de sus actividades, siempre que no comprometa o perturbe la prestación de otros servicios públicos”. Esto viene a reforzar la idea de que las entidades ciudadanas somos un agente social imprescindible y que el Cabildo tiene el deber de facilitar que esta vida asociativa vaya creciendo. Todos estos años de trabajo social y cultural por una sociedad más justa nos avalan para solicitar un local social desde el que poder seguir desarrollando nuestras acciones en unas condiciones que permitan sostener de menor precariedad.

¿Para qué lo queremos?

Queremos seguir trabajando por la justicia social, y la cesión de un local social nos permitiría confluir y mostrar que se puede construir proyectos comunes desde la diversidad, sin vernos limitados por la carga que supone seguir pagando alquileres privados que van en ascenso. Nos imaginamos un lugar abierto, donde desde la distintas realidades y perspectivas se realicen charlas, talleres, conferencias, eventos culturales y formativos, espacios de encuentros, una cafetería con criterios éticos y sostenibles, en definitiva un lugar para continuar el trabajo que venimos realizando desde nuestros colectivos pero aprovechando toda la sinergia común para ofrecer un espacio abierto de construcción colectiva y creación de redes que trabajen por lo común.

¿Cómo lo queremos?

Queremos una cesión del espacio con la supervisión necesaria para garantizar que se cumplen los objetivos, pero con la garantía de que el espacio sea completamente autogestionado por nosotras. Estamos convencidas de que una sociedad madura necesita de una sociedad civil autogestionaria que pueda ser agente social sin ser parte de lo institucional. En nuestros años de experiencia hemos mostrado que podemos trabajar por lo común desde una metodología horizontal, autogestionaria y co-responsable, contribuyendo así a construir una sociedad más justa y solidaria.

¿Qué tipo de espacio necesitamos para nuestra actividad?

Necesitamos un local social para continuar ejerciendo nuestra actividad, con el efecto multiplicador que pueda tener la sinergia entre diversos grupos que trabajan por la justicia social desde diferentes ámbitos.

Necesitaríamos una sala grande para eventos sociales y culturales, donde poder realizar nuestras actividades como presentaciones de libro, ruedas de prensa, charlas, debates, asambleas, o diferente tipo de actividades culturales. Además, necesitaríamos salas donde poder tener reuniones o espacios de trabajo sin ocupar la sala central, así como salas para formación. También sería necesario un espacio bastante grande que pueda servir de almacén para los materiales de los colectivos.

Debemos tener en cuenta que hay colectivos que, por el tipo de trabajo que hacen con población especialmente vulnerable, necesitan tener acceso directo desde la calle a la parte de las oficinas sin pasar por todas las salas comunes para garantizar la privacidad y confidencialidad de las personas que necesitan sus servicios. Estamos hablando de tener más de una veintena de mesas de trabajo fijas, así como medio centenar de personas que necesitarían de un espacio de trabajo compartido a tiempo parcial, con todas las infraestructuras y comunicaciones que conllevaría esta estructura. Esta estimación es en el momento actual y estimamos que ira creciendo a medida que las entidades de lo social vayan sabiendo de esta iniciativa.

Querríamos contar con un espacio para disponer de una pequeña cafetería desde el que poder seguir trabajando con criterios éticos, de consumo responsable y comercio justo. Pensamos el espacio social como un lugar para estar y para que la ciudadanía se pueda acercar a otras maneras de participar en la vida social y cultural de la ciudad. En esa función de espacio social una cafetería con criterios sociales y ecológicos sería una buena puerta de entrada para la participación ciudadana.

Además sería ideal si el espacio físico nos pudiera brindar la ocasión de contar con un patio como lugar de estar o algún lugar para tener taquillas, un parking para bicicletas, o un lugar para un comedor común. Cuánto más rico sea el espacio físico más actividades y proyectos podremos potenciar allí.

Documentos (0)


Necesitas iniciar sesión o registrarte para comentar.
Esta iniciativa no tiene notificaciones.